viernes, 11 de enero de 2013

San Marko Opila, a destiempo

Siempre comento que suelo tener mis dificultades para encontrar las plumas y el pollito para hacer esta tarta para mi sobrina-ahijada. Pues casi siempre me saca del apuro una amiguita de mi hijo que de sus cositas para hacer manualidades me da alguna pluma y, si tiene un pollito también me lo da desinteresadamente.

Teniendo en cuenta que la niña es pequeña siempre me ha parecido un gesto grandísimo. Así que decidí hacerle una Opila para ella sola, aunque no fuese San Marcos y ella no entendiera por qué muy bien.


Imprime esta entrada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu mensaje. Lo tendré muy en cuenta.